Páginas vistas en total

lunes, 30 de marzo de 2009

DIENTES ENNEGRECIDOS

Hola amiga, gracias por escribir y por la Enhorabuena. En este trabajo de hormiga emprendido hace ya un rato, el aliento siempre es bienvenido.
La posibilidad de tener en boca gangrenas “sin darse cuenta” es poco probable, pues el proceso hacia una gangrena es aparatoso: desde una caries simple sigue con: caries extensa con dolor casi con todo, ante el agua fría o caliente, al sorber airecito, en fin, ante cualquier estímulo y hasta sin él, el dolor suele ser típicamente sordo, agudo. COMO VE, SÍ SE HACE SENTIR Y NO PASA DESAPERCIBIDO.
Si a pesar de la tremenda orquesta dolorosa, dejamos pasar todos esos avisos o etapas, llega un momento en que esa lesión dentaria se transforma en algo crónico y ES EN ESE ESTADO, EN EL QUE YA NO DUELE NI SE SIENTE, CUANDO YA ES UNA GANGRENA, lo cual trae, por lo general, algunas consecuencias funestas para la salud, por ejemplo: podría devenir en una infección a distancia en corazón, riñones, arterias y un largo etcétera.
Me relata usted que cree tener algunos dientes ennegrecidos, opino que primero habría que saber si realmente se trata de caries o se trata de alguna coloración causada por empastes. Un colega se lo dirá en su primera visita. Si se percibe la menor molestia dental, es preciso visitar al dentista. Una revisión anual sigue siendo una buena opción.
En cuanto al retirar dientes. No me parece recomendable tan rápidamente decidir extraer piezas dentarias. Un diente es un órgano como cualquier otro, como un riñón o un ojo, lo mismo hay que sopesar muy bien las cosas, con mucho respeto por la vida humana, haciendo lo mejor que se pueda por mantener ese órgano dentario en su posición anatómica correcta y sobre todo en su fisiología excelente, trabajando bien. La magnífica técnica odontológica que en la actualidad tenemos, puede lograr este objetivo.

No hay comentarios: