Páginas vistas en total

martes, 18 de julio de 2017

LEY DEL UNIVERSO EN MEDICINA

Ley del Universo

Se dice en espiritualidad que
“Nada proviene de fuera de nosotros”,
Pues, en Medicina es ídem.

Por lo tanto,  las causas de las enfermedades o trastornos del equilibrio en la salud deben buscarse dentro del cuerpo y sobre todo en la mente, pues el cuerpo es meramente un monitor de la mente llámese: pensamientos,  ideas, preocupaciones y un gran etc. (léase “ La enfermedad como camino”
LA ENFERMEDAD COMO CAMINO: UN METODO PARA EL DESCUBRIMIENTO PROFUNDO DE LAS ENFERMEDADES 





Sobre este tema no hablaré en este momento solo dejaré estipulado que un intestino atascado, es una mente atascada y quisiera dar algunas indicaciones sencillas para desatascar en resumidas cuentas, la mente.

Se podría decir que un intestino atascado es una negación a fluir y un miedo ante cualquier peligro imaginario.
Bien.
Contamos con cosas sencillas asequibles y totalmente inocuas.
1.- El aceite de ricino
2.- Melaza de caña no miel de caña la melaza es un poco más amarga no tan dulce

Recomiendo que cada mañana en ayunas, se coloque  una cucharada sopera grande de melaza y se  mantenga en la boca mientras se toma junto con ella una cucharadita (de las de té) de aceite de ricino y se trague todo junto,  así no se siente el sabor no agradable de este maravilloso producto que es el aceite de ricino.
Pasados unos diez minutos beber algo caliente: te, infusión, caldo, etc. a fin de ayudar a pasar el aceite por el tracto digestivo.
Y ESO ES TODO
Pasados unos veinte minutos comer normalmente.
Repetir este procedimiento diariamente durante unos tres o más meses, esto irá removiendo del intestino todo lo pegado por años.
Llegará un momento pasado un mes o un poco más en que se sentirán “retorcijones” o aquello que conocemos como cólicos, son movimientos peristálticos del intestino que están indicando que se quiere tirar algo en bloque y este es el momento en que tenemos que ayudar al cuerpo con las “lavativas o enemas”.
Los enemas son nada más meter agua por el ano sin tratar de retenerla, solamente dejando entrar lo que uno pueda aceptar y estar cerquita del váter para expulsar el contenido del intestino y seguir haciéndolo así varias veces en una hora o más, para ir ayudando a limpiar mediante el flujo de agua.
El agua puede ser simplemente agua tibia tomada directamente de la canilla y usando como última agua, un preparado tibio de dos cucharadas de semillas de lino hervidas en 2  litros de agua , para que el agua que se quede allí, que se queda siempre algo, sea suave y con una condición gelatinosa  que ayude al tejido delicado  que ha estado con heces fecales retenidas.
Posterior a los enemas es conveniente beber también agua de semillas de lino y tés, caldos,  zumos y tomar más melaza para devolver las sales minerales que formarán la nueva flora bacteriana del intestino.
El alivio en cualquier desequilibrio corporal y mental es inmediato.
Este mismo procedimiento de limpieza impedirá que el paciente siga agrediéndose con comidas no naturales, le provocará comer cosas frescas verduras, frutas, legumbres y todo tipo de semillas, en fin todo natural, proveniente de la tierra  y lo más crudo posible, sentirá que ya no puede comer  las mismas cosas recocidas y condimentadas con las que se auto-agredía.
Realmente como dicen también los maestros de la espiritualidad no hay necesidad de ir a reconocer o buscar psicológicamente cuál es el problema de fondo, simplemente ir hacia adelante estando en el presente y ya está.
Es cosa de probar ¿cierto?

En mi experiencia no he conocido fracasos en este tipo de limpieza.

No hay comentarios: